Porque todo el mundo tiene algo que decir